jueves, 2 de abril de 2009

"CAGADAS ESPACIALES"

En esta ocasión no me refiero a ninguno de los programas fallidos de la NASA, ni a carajazos orbitales como los del Columbia o Challenger. El título del post se refiere exactamente a eso que dice: a cagar en el espacio.

Resulta que hay una misión espacial conjunta entre rusos y americanos por ahí arriba, concretamente en el camino que va pa Marte, esquina ya casi a Venus, según se tira a mano izquierda. Se trata de la Estación Espacial Internacional, donde trabajan juntos los miembros de ambos países de más tradición cosmonautera del universo. En esta estación hay módulos de los dos países, pero han entablado una disputa por el retrete más moderno. Los rusos, que tienen menos dinero que el que se está bañanado, tienen un inodoro espacial que se cae de viejo y los yankis tienen la última tecnología en largaduras intestinales espaciales. Los rusos se quejan de que los americanos no les dejan cagar en su moderno retrete y la cosa se está poniendo fea. La denuncia ha partido del cosmonauta soviético Yuri Cagarin, el primer hombre que jiñó en el espacio.
El cosmonauta ruso Yuri Cagarin muestra a nuestro reportero el mamarracho de vater que tienen que usar los rusos en la Estación Espacial

La polémica viene desde que los rusos empezaron a cobrarle dinero a los americanos cuando estos viajaban en los cohetes Soyuz, de procedencia bolchevique de los que van al dique. Los hijos del Tio Sam se han mosqueao y ahora les han dicho a los rusos: "Pues entonces que cada uno cague en su casa, que como se caga en casa de uno no se caga en ningún sitio".

El problema de todo esto, como ya habrán podido imaginar, es que una cagada espacial no es ninguna tontería. En el espacio no hay gravedad, pero la gravedad estriba en que si uno jiña no puede tirar de la cadena y ya está, porque la catalina y/u/o muñeco expulsado levita de manera ingrávida por el espacio sideral. La cosa es mas grave aún si la cosa es de barriga suelta, de diarrea trompetera, porque entonces las blancas paredes de la Estación Espacial se pueden quedar como el decorado de 101 DALMATAS. En esos lares es necesario un retrete succionador para que no haya monerías espaciales flotando en el universo.

En la imagen, el lujoso váter yanki de la misión espacial conjunta. La marca del inodoro es de la pretigiosa marca ROCA LUNAR

Les juro que la noticia no es coña. Prueben a buscar "astronautas" y "retrete" en Don Google y ya verán. La cosa en el espacio está tan jodida que hasta el líder del Imperio Cagaláctico, el gran Darth Vater ha tenido que mediar en el asunto. Darth Vater se pasó a la parte oscura de la fuerza y cuando veía a Obi Wan kenobi estreñido le gritaba: "Que la fuerza te acompañe".

En fin, que "ajolá" se aregle este tema, porque lo que nos faltaba ya eran cagarrutas espaciales orbitando alrededor de la tierra, porque además de meteoritos tendríamos "cagaoritos" que supondrían un terrible problema si impactaran sobre la Tierra.

Que Dios nos coja confesados.

4 comentarios:

Marisa dijo...

¡¡Este es mi Yuyu!! Genial.

Gracias por este comienzo de día tan desternillante.
No se puede amanecer mejor... dolorida y "sin ganas de ná", entrar en tu Blog y como por arte de magia, "tener ganas de tó -de casi tó-".

Gracias por compartir tu arte; genio.

Un beso.

Marisa

Anónimo dijo...

Entonces los regalitos que hay flotando en la Caleta son de los rusos, no del caño. Las lisas mojoneras se llaman así por la alimentación volchevique...ah¡ ahora lo entinedo todo. De ahí también la frase de un mojón p'a ti, eso se lo dijo un yanki a un ruso. Bromas a parte, con lo que más flipé(y esto es verdad) fué cuando me enteré que los ingenieros espaciales americanos estuvieron no sé cuánto tiempo intentando encontrar un bolígrafo que esciribiera en el espacio, ya que al no haber gravedad, la tinta del boli convencional se iba hacia arriba y no escribía, y los rusos lo solucionaron dándoles a sus astronautas grafito, es decir, un lápiz Alpino del nº 2 a cada uno. Cosas de la inteligencia. Salzburgo.

__MARÍA__ dijo...

Como que yo tengo una hamaquita para este verano ver las estrellas desde mi terraza y va a ser que no, porque ¿y si me quedo dormida con la boquita de piñón abierta y me entra una caquita espacial a mil por hora?
¡Ojú hijo! Eres de lo que no hay...

Besitos

Mari Carmen dijo...

Jajajajajajaja...o sea nque mejor salir a la calle con un casco, por si acaso.Muy bueno José.

Un saludo