martes, 4 de noviembre de 2008

"THE MEANING OF LIFE"

Mi padre era un buen tipo, de esos a los que la vida no trató tan bien como debiera. La vida es así de hijadeputa con quien quiere, pero para eso es vida y hace y deshace a su antojo. Justo hoy hace un año que mi padre se marchó hacia quién sabe donde y creo que le debo (además de muchas otras más cosas) este pequeño rinconcito en su memoria.

Mi padre tocó todos los palos. Era mecánico, frigorista, pintor, manitas, etc, etc, pero si tuviera que definir en una sola palabra su profesión, yo diría que era Discutidor Profesional. Le encantaba una sana y placentera discusión sobre cualquier tema. Como muestra un botón. Tomaba una medicina para el resfriado llamada ILVICO, pero él alteraba el nombre del medicamente y lo llamaba IVILCO. Yo lo corregía y le decía que no, que era ILVICO y no IVILCO. El también me decía que no, que yo estaba equivocado. Un día le traje el medicamento y le dije "Mira, lo ves, se llama ILVICO" y él me dijo "Claro, como yo decía". Ya ahí...uno tenía que arrojar la toalla.

Sin darme clases ni sermones me enseñó casi todo lo que soy, así que le prometo seguir poniendo en práctica todo lo que me legó. Se lo debo. Tengo ese juramento grabado en mi cabeza.

Habría mucho que esscribir, mucho que decir sobre mi padre. pero no es mi intención soltar aquí un sermón sobre el sentido de la vida. Ni los Monty Python supieron encontrarlo. Sólo pretendo acordarme de mi viejo en este día tan señalado. Se lo merece.

Curiosamente, hoy también es el cumpleaños de una persona muy especial para mí. Uno se van de nuestra vida y otros llegan a ella. ¿Casualidades? ¿Reencarnación de emociones?. No lo sé. La vida es así de cabrona y así de bonita. Por eso hay que intentar exprimirla al máximo.

Querido padre, un beso allá donde estés.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno Jose desde aqui te qeria dar animos ya que se lo q se siente , puesto que perdi a mi padre hace 10 años y solo tengo 21, animo y fuerza y pa lante.

Pernu dijo...

Tuvo que ser un personaje entrañable, la foto lo denota. Seguro que alla donde esté estara orgulloso de estar en la memoria de su hijo todos los dias.

Un abrazo Yuyu,
Pernu.

Roberto Barba dijo...

Hay gente que aún sin saberlo uno, te marca para siempre. En el caso de un padre, suele pasar que uno se ve completamente diferente a él, incluso de pequeño nos queremos parecer a él constantemente, luego cuando uno crece y empieza a tener su propia vida, sin quererlo es cuando empezamos a parecernos. Y es quizás en la última etapa de la vida, esa que dicen que se vuelve a la niñez cuando nos damos cuenta de todo lo que tenemos en común, de lo que ha dejado en nosotros... quizás por que se vuelve a dar la misma situación de cuando uno era pequeño, pero con los papeles invertidos esta vez.

Breuil dijo...

Me ha encantado este recuerdo a tu padre. Saludos desde el sur del sur.

Anónimo dijo...

Vaya, tú mismo lo dices, casualidades de la vida, ayer enterré a alguien muy querido por mí, joven muy joven.PUTADA. La vida da esas bofetadas de las que crees que no te vas a recuperar, pero luego va y te da una sorpresa y ves de nuevo el sol y contemplas que el mundo no se paró mientras tú sí que lo hacías. No entiendes por qué el Universo no está igual de trapo que tú, pero esto es así. Nos creemos inmortales y creemos que nuestra gente es inmortal, pero... Hay que quedarse con ese poso de vida que nos dejan los que se fueron, con los momentos vividos con ellos, eso nos hace quienes somos. No creo en el más allá, ni en otra vida paralela.En lo que sí creo es en la energía, nuestro cuerpo se pudre, pero nosotros quienes somos en realidad sin envoltorio ninguno nos quedamos con los que siguen en la vida. Así que pienso que tu PADRE, y la gente que a mí se me fue, siguen con nosotros, son nuestros angeles. Y seguro que tu padre está con esa sonrisa que tiene en la foto orgulloso y feliz de ver el hijo que hizo y en lo que se ha convertido, una buena persona, que al fin y al cabo creo que es a lo que se debe aspirar en la vida a ser eso, buena persona. Salzburgo.

Marisa dijo...

En privado te mandé mi recuerdo y ahora te felicito por encontrar con quien celebrar este día.
La vida sigue y afortunadamente no siempre "la vida sigue igual".
Tu padre hoy también se sentirá feliz de haberlo sido.

Un abrazo muy fuerte.

Marisa

Anónimo dijo...

Hola Yuyu. Es la primera vez que te dejo un comentario a pesar de que ultimamente visito de vez en cuando tu blog. Hoy no he podido resistirme. No solo porque me ha emocionado y conmovido mucho (tambien me ha hecho sonreir) el recuerdo que haces de tu padre sino porque esa persona que hoy cumple años es una persona muy cercana a mi a la que quiero mucho. Cuando te preguntas si será casualidad no puedo responderte. Lo que te aseguro es que si tu padre, desde el lugar, seguramente fantastico, donde está quiso enviarte el mejor regalo del mundo, ten por seguro que abrió la puerta de tu vida a esa persona. Porque como ella te aseguro que no hay otra en el mundo. Y desde aqui, si me permites, le mando un fuerte abrazo de amiga eterna.
Un beso para ti Yuyu.

Paco dijo...

Pues sí, hermano. Así era papá. Quería decirte que el olivo que plantamos sobre sus cenizas crece fuerte y sano. Y hablando de causalidades o causalidades del destino, aunque el árbol que plantamos sobre las cenizas de mamá no pudo arraigar y se perdió, el olivo ha credido duplicado desde la raíz. Con dos troncos. Me gusta pensar que mamá decidió esperarlo para seguir creciendo juntos.
Un abrazo,
Paco.

Jose Guerrero Roldan "Yuyu" dijo...

Me alegra que así sea, hermano. Dos troncos en uno sólo dicen bastante más que otros dos cada uno por su lado. La naturaleza es mas sabia de lo que pensamos.
Un abrazo.

PD: Gracias a todos por vuestros comentarios de apoyo

Francisco Cuevas Ojeda dijo...

Otro "peaso" de artista como tu, yuyu. Un saludo para ti y todos aquellos que te rodean.

Anónimo dijo...

Querido Yuyu. Me ha encantado tu pequeño homenaje a ese ser querido que era tu padre. emotivo y sincero. Honesto y humilde, como deben ser lo que más se valora en esta vida. Los padres lo son todo, sin ellos no seríamos nada porque de la nada vinimos y por ellos existimos.

Ánimo picha, que eres el mejor.

Tu amigo Manu de Beas.

Rocio dijo...

Hola, leyendo los comentarios he llegado al de tu hermano y me ha llamado la atención porque mi abuelo era amante de las macetas y cuidaba mucho su patio y en particular un limonero que tenía injertado con un naranjo y cuando enfermó se fue poco a poco muriendo aquel árbol que finalmente murió con él.
Siento mucho la pérdida pero la vida sigue adelante.un besazo enorme

pau dijo...

Bonito y sencillo homenaje (como tiene que ser)

Carmen dijo...

No dudes que todo en la vida son señales.... Mantén bien abiertos los sentidos.... Las fechas son sin duda una señal y la bonita conclusión a la que ha llegado Paco, no dudes que tambien...
Enhorabuena por tus recuerdos y tus emociones.

Anónimo dijo...

Lo conocí poco, pero soy testigo del brillo de sus ojos, unos ojos que miraban la vida con cierta socarronería, entre curioso y escéptico, como hijo que fue de la Posguerra. Se sentía muy orgulloso de tus primeros reconocimientos en los albores de la radio autonómica y de tus primeros pasos por febrero con aquellas incomprendidas chirigotas surrealistas de tus comienzos, y sus ojos brillaban de manera especial.
Tenía un sentido lúdico de una vida que no fue, precisamente, fácil. Por eso, quizá, era un sibarita de número y te hablaba de las densidades y aromas del Pedro Jiménez con el rostro inconfundible del que sabe paladear la vida y sus ojos volvían a brillar, como el rastro cristalino que manchaba las paredes interiores de su catavino. Era generoso, también como el vino en el que me introdujo, por ello siempre recordaré la botella que me regaló.
Me pidió en privado y en un hermoso tono fraternal que cuidara de tí en Sevilla; yo, que al fin y al cabo, era tu amigo y sólo media docena de años mayor que tú. Pero lo hizo con ese brillo intenso que sólo un padre es capaz de conseguir.
He visto su foto y me he acordado de esos ojos que ahora brillarán por el triunfo de su niño. Eso al menos es lo que me gusta pensar.
¡Por cierto! algo de porfión se te pegó en los genes.
Tu siempre amigo, sincero.
Javi Osuna.