sábado, 26 de febrero de 2011

"NORMAS"

Todo concurso tiene sus normas. Puedes estar de acuerdo con ellas o no, pero si te inscribes en el concurso las acatas. Si no estás de acuerdo con ellas, lo ético y lógico sería no presentarte. No hay más. No se trata de recorte de libertades. Toda norma corta cierta parte de tu libertad pero se aplican por el bien de una comunidad antes que el individual. Es decir, a ti te apetecería poder conducir tu coche a 170 en una autopista, pero Tráfico dice que nones. ¿Es España por eso un país menos libre?: Puede que sí, pero es así y, de momento, es lo que hay.

El concurso de agrupaciones del Gran Teatro Falla es el mejor del mundo en su categoría y, como, tal, se puede permitir el lujo de poner las normas que crea conveniente para garantizar la calidad. Comprendo que haya grupos a los que se les ponga entre la espada y la pared pero, hijos míos, la norma es la norma y el que se la salte debe pagar las consecuencias de sus acciones.

Rafa Nadal es muy amigo de jugar con camisetas de colores, para que la marca deportiva que lo viste venda muchos ejemplares de ese muestrario. Sin el Torneo de Wimbledon obliga a los jugadores (por una tradición centenaria) a vestir de blanco inmaculado en dicho torneo. Y todos los tenistas de la ATP lo acatan, y no solo no se mosquean sino que firmarían ganarlo pese a esas condiciones. Si a Rafa Nadal le coincidiera Wimbledon con el Open de Manacor, su ciudad natal, ¿les cabe alguna duda de donde jugaría?. Lo que no se puede es jugar a dobles barajas.

En lo único en lo que no estoy de acuerdo con el jurado es con el tema de permitir a las agrupaciones “saltarinas” de normas volver a cantar para descalificarlos inmediatamente después. Para eso, que se ahorren el viaje desde sus localidades.
Yo, personalmente, veo bien la norma. El concurso de Cádiz es al Carnaval lo que La Maestranza a los toros o el Musikverein de Viena al Concierto de Año Nuevo: lo mejor. Y como tal, lo que se presente aquí debe estrenarse aquí. Y punto.

Si alguien toma esto como que Cádiz coarta libertades, se equivoca. Esta ciudad siempre ha recibido al foráneo con los brazos abiertos. Incluso ahora hay quien se queja de que los foráneos han desplazado al gaditano en el teatro, en las tablas del Falla, etc. Creo que la famosa norma no es xenófoba ni anti-provincias.

Las normas a veces nos duelen hasta a los propios gaditanos. Para el Antifaz de Oro te piden ahora 25 años, cuando otros grandes autores lo tienen (de manera merecidísima, por cierto) con 15 años de presencia. Esto significa, por ejemplo, que si Antonio Martínez Ares no vuelve a sacar nada más se quedaría sin Antifaz de Oro. ¿Justo?. No, pero son las normas.


sábado, 19 de febrero de 2011

"TALIBANES DEL GUSTO"

SI el carnaval fuera un país se estaría convirtiendo en CARNAVALISTÁN, una república independiente donde una mayoría de aficionados estaría dominada por una minoría, quizás no tan minoritaria, de talibanes del gusto. Para el talibán no existe otra cosa que no sea su propia agrupación, no hay vida más allá de su tipo, pasodoble o grupo. Si fuera por él, lo demás sobraría en este carnaval, pero a la vez necesita de los otros para ridiculizarles, para que vivan la humillación de ser derrotados por lo que él consider
a excelso.

A mí, que he sido aficionado antes que autor, nunca me gustaron los fanatismos. Como bien ha dicho Juan Carlos Aragón: "No me gustan ni mis fanáticos". El fanatismo no lleva sino a la ceguera. Jamás he sido fanático de ningún autor saque lo que saque. A mí me han gustado mucho ciertas agrupaciones de ciertos autores y otras de esos mismos autores me han gustado menos o, incluso, prácticamente nada. Me pasa hasta con las mías, así que me puedo permitir el lujo de extrapolar mi pensamiento hacia otras agrupacion
es.

El que realmente disfruta de las cosas es el que es capaz de reconocer que hay ciudades más bonitas que la tuya, que un pasodoble de otra comparsa puede ser más hermoso que el tuyo, que un cuplé de otros puede tener más gracia y arte que el que tu llevas, que la gente sea capaz de volcarse con otra agrupación que no es la tuya. Se preguntará alguno si estoy diciendo esto porque este año no saco mi chirigota y soy capaz de tener una visión más abierta del concurso. Les aseguro que no. Es cierto que el concurso limita tu capacidad sensorial pero, al menos en mi caso, nunca hasta el caso de cegarte y no ver lo evidente.
En Cádiz se está perdiendo esa capacidad de análisis. Las barbas del talibán carnavalesco crecen hacia arriba, tapándole ojos y cerebro. Si se creara un grupo en Facebook de estos talibanes tendrían como himno la canción I, ME, MINE (Yo, mí, mío), de George Harrison. Pero claro cómo explicarle a uno de estos seres quién es Harrison y los Beatles si no ven más allá de sus dioses carnavaleros.

Las victorias tienen un sabor infinitamente mejor cuado sabes que le has ganado a dos o tres chirigotas de quitarse el sombrero, a dos o tres comparsas magn
íficas, a dos o tres coros de los de verdad. Ganarle a dos o tres "porquerías", como argumentan estos talibanes, no tiene mérito ninguno.

La propia grandeza de una persona está en apreciar la grandeza de sus propios enemigos. Quizás Cádiz debería quitar de su escudo la palabra NON del NON PLUS ULTRA. Porque, hasta después de mi queridísima Cádiz, siempre hay un mas allá. Abramos los ojos, por favor. Seguro que disfrutaremos más.



lunes, 14 de febrero de 2011

"HAPPY BIRTHDAY"

Hoy, 14 de febrero día de San Valentín, mi madre hubiera cumplido años. No sé cuantos, porque siempre he sido un desastre para las fechas, pero seguro que hubiera cumplido una edad más acorde a las puñeteras leyes de la vida.

Se marchó demasiado pronto, y se nos quedaron muchas cosas por decirnos.

La cosas son como son y no hay que darles más vueltas, pero hoy he querido recordar este día.

De la foto hasta aquí han pasado muchos años, tantos como casi 42 y en muchas ocasiones todos hemos querido volver atrás, incluso dejando lo que tenemos ahora. Yo desde luego que no soy menos.

En un día tan especial he querido rescatar una maravilla de mi estimado John, con la confianza de que, si coinciden por allá arriba, sea capaz de dedicarle estos versos que por desgracia nunca pude decirle. Happy Birthday. I love you.



domingo, 13 de febrero de 2011

"LOS PARIAS"

No, no me refiero a la comparsa de Juan Carlos Aragón, no. En Cádiz los parias son todos aquellos a los que de una forma u otra nos gusta el carnaval. A un determinado sector de la sociedad gaditana no solo no le gusta esta fiesta, sino que la aborrece y achacan al Carnaval todos los males que sufre nuestra ciudad. Cada vez que aparece en prensa alguna noticia relativa a la fiesta no falta el carajote de turno comentado cosas como: “Con el paro que hay en Cádiz y la gente comprando entradas p´al Falla” o “Más trabajar y menos Carnaval”. A los autores y componentes se nos criminaliza por nuestras actuaciones post carnaval, como si fuéramos una banda de bandoleros que se dedicara a asaltar tesorerías de ayuntamientos de pueblo.

Permítame, estimado carajote, algunas reflexiones sobre el tema. En primer lugar, el carnaval no tiene la culpa del paro que hay en Cádiz. En España hay cuatro millones de parados y, que yo sepa, no todos salen en comparsa o compran entradas para el Falla, así que lo mismo la avería es de la calle. El Carnaval no solo no genera paro, es más, en Cádiz hay mucha gente que gana dinero a costa del carnaval: sastres, artesanos, hostelería, radios, periódicos, televisiones, etc.

Yo no sé el resto de agrupaciones, pero la mía sí paga impuestos y factura como cualquier otra empresa y, por tanto, genera unos dividendos a las arcas del Estado que quizás sirvan para pagar el subsidio de desempleo de usted, señor carajote. Si la gente del Carnaval ganamos dinero cantando honradamente y jugándonos el tipo en las carreteras de Andalucía, otros personajes se llevan infinitamente más contando sus puteríos en televisión.

Si usted cree que aquí no avanzamos porque estamos todo el día pensando en carnaval, el premio es eso que Juan Carlos Aragón comparaba con la Torre de Preferencia

El Carnaval, por suerte, es la vía de escape que tiene esta ciudad para escapar de sus miserias. Si
la gente quiere gastar su dinero en ir al Falla, pues bendito sea. No hay dinero mejor empleado que el de la diversión y el cachondeo. Quizás usted, estimado carajote, sea de esos que se quejan del paro de Cádiz y el dineral que se gasta el personal en el Falla y no le duela el bolsillo en gastarse mas de 100 euros para ver al Madrid cuando viene por aquí. O quizás tenga usted una desgracia peor y se gaste lo que no tiene en vicios colombianos, que esos sí que no le hacen bien ni a la ciudad ni a usted.

El Carnaval de Cádiz le da PRESTIGIO a la ciudad, le reporta GANANCIAS. Si a usted no le gusta esto, empadrónese en Ávila y deje de dar por culo, por favor. Si a usted no le gusta esto, estamos empatados. A mí tampoco me gusta usted.


lunes, 7 de febrero de 2011

"14 NOMBRES SIN PIEDAD"

Que los autores de carnaval están adquiriendo fama mediática lo confirma el hecho de que el Ayuntamiento vaya a adornar el acerado que rodea al Falla con los nombres de ilustres carnavaleros, cual Paseo de la Fama de Hollywood. Hasta ahí me parece una iniciativa loable y preciosa. En lo que no estoy nada de acuerdo es en que se limiten las “estrellas” a catorce nombres. Grandes autores hay más de catorce y seguro que se nos queda algún monstruo fuera. No creo que sea justo.

Veamos, a mí a bote pronto se me ocurren estos catorce: Paco Alba, El Tío de la Tiza, Fletilla, Cañamaque, Macías Retes, Eduardo Delgado, Antonio Martín, Pedro Romero, Enrique Villegas, Agustín “El Chimenea”, Agüillo, El Peña, El Masa y Julio Pardo. ¿A que echa usted en falta a muchos otros?. Quiñones, Martínez Ares, Emilio Rosado y El Gómez, El Love , El Selu, Ángel Subiela, El Batato, Diego Caraballo, Juan Carlos Aragón, Juan Rivero, Adela del Moral, Pedro El de los Majaras, etc, etc. Hasta en Hollywood se incorporan nuevas estrellas, gente de la nueva hornada, y no se han estancado en Charlton Heston o Gary Cooper.

Con esta medida de los catorce el Paseo de la Fama del Falla se me queda pobre. Son todos los que están pero no están todos lo que son. Hay muchísima gente que ha aportado tanto a esta fiesta que se merecería tener su trocito de gloria en esas losas. Algunos incluso se marcharon sin el Antifaz de Oro y otros (si no vuelven a la fiesta) se quedarán también sin él a pesar de haber revolucionado ciertas modalidades. El Falla es muy ancho y se podría ir comenzando con una lista de catorce nombres e ir añadiendo algunos más cada año. Sería bonito para los carnavaleros y para su gente verse en esas baldosas. Sería un orgullo para cada uno de ellos tener ese trocito de acera del Falla conquistada, como hicieron sus coplas. Si me apuran, bajo mi punto de vista me parece un homenaje hasta mas bonito y gratificante que lucir el Antifaz de oro en la solapa de la chaqueta, entre otros motivos porque no se necesitaría una condena de 25 años para obtenerlo.

Aquí habrá todo tipo de opiniones al respecto pero, por favor, no convirtamos esto en otro circo con un jurado “experto” que decida quienes van en las losas. La gente de Cádiz sabe quien aporta a la fiesta de sobra. Y si esto se va a convertir en otro debate fratricida, que el Ayuntamiento ponga una sola baldosa, con una estrella grande donde ponga: “A todos esos carnavaleros que, con sus coplas, han convertido este Teatro en algo grande”. Así, cuando cada uno de ellos pase por allí sonreirá y pensará: “Esto va por mí”. Con eso todos (o casi todos) nos daríamos por satisfecho.