sábado, 31 de octubre de 2015

DEL SACRAMENTO AL SACRAMIENTO


España, país de tontos. El último ejemplo lo ha dado el Ayuntamiento del Rincón de la Victoria en Málaga, que va a empezar a celebrar “Comuniones Civiles”. Sí, como lo oyen. Un acto propio y único de la iglesia, de la cual no soy defensor, que conste. Pero sí, un sacramento eclesiástico sacado a la calle a beneficio del consumidor. Dice la madre de la chica que “comulgará civilmente” que lo hace por coherencia, porque ellos ni van a misa, ni la niña va a catequesis ni ná de ná. Pues entonces,  señora, lo más coherente es que en vez de que su niña haga la “comunión” le explique a su hija que eso son cosas de la iglesia, en las cuales su familia no cree, cosa por cierto muy respetable. Y que se queda sin comunión, aunque sus amigas la tengan, porque eso no va con ellos. Eso es coherencia. Lo demás es hacer el tonto y el ridículo. Lo próximo quizás sean “Bautizos Civiles” o “Semana Santa Civil”. Oye, porque nosotros no creemos en eso, pero como nos gusta una fiestecita, quitamos a los apóstoles de la Santa Cena y ponemos una despedida de soltero encima del paso, con su piquislabis y sus copitas. De querer ser moderno y progre en extremo se pasa al ridículo más espantoso en cuestión de segundos. El matrimonio es una cosa, porque uno puede casarse por cientos de ritos, pero la Comunión y el Bautizo solo son posibles dentro de la Iglesia. Y si no te gusta, no se hacen, como hace mucha gente. No hay más. Lo demás es hacer el tonto por partida doble: por lo religioso y por lo civil.

domingo, 25 de octubre de 2015

CAMBIO DE HORA

Pues sí. Este domingo volverá a suceder una de las cosas de las que jamás lograré entender su utilidad. Me refiero al cambio de hora. No le veo yo utilidad alguna. Dicen que es para ahorrar energía, pero si ahora oscurece antes… la gente enciende antes las luces ¿no?. Este cambio desde luego me gusta más que el de verano, ya que por lo menos se duerme una hora más. Mi ilusión es trabajar una hora solo este domingo del año, pero en verano. Entras a las dos y ya son la tres. Ea, a tu casa. Yo creo que si de ahorrar energía se trata, lo que tendría que hacer el gobierno es quitar directamente cinco horas del día. Concretamente las que va de las siete a las doce de la mañana. Si todos los españoles nos levantáramos a las doce… se ahorraría tela de energía. ¿Quién pone una lavadora de madrugada?. El partido que proponga eso, desde luego, tiene mi voto asegurado. Ya puestos a adelantar, adelantemos días en vez de horas y que la nóminas de cobren el 25 o el 26 en vez del 31. También en caso de políticos inútiles podríamos adelantar años completos del tirón, para acabar con las legislaturas que nada aportan. Y es que esto de los cambios horarios no le gusta a casi nadie. Este domingo, por ejemplo, la hora se atrasa, no se adelanta. Con la ilusión que tenía Fernando Alonso de adelantar algo, aunque fuera la hora. ¿No sería mejor tener un horario con más sentido y dejar que la naturaleza obre?. Pues sí, pero es que a los encargados de eso no le se le adelantan las neuronas. Les atrasan


sábado, 17 de octubre de 2015

COUNTRY MAS LEJOS... MEJÓN


Evidentemente cada uno es libre de sentir lo que quiera por su cuerpo serrano, pero creo que en los últimos tiempos se están confundiendo los términos. Todo ha venido por el pasado 12 de Octubre. He podido ver en redes sociales mucha gente que se avergüenza por sentirse español y tal y tal. Estar quemado con la clase política o hasta el mismo gorro de la crisis, el paro, la sinvergonzonería, el terrorismo y la falta de atención en medios públicos como sanidad, educación y servicios sociales no implica necesariamente odiar a España. No, porque yo (como mucha gente) estoy igual de quemado con todo eso y de lo que me avergüenzo son de los que nos dirigen, recortan, roba, expolian, asesinan y despiden gente. No de mi país. No confundamos avergonzarte de que haya gente así en tu país con avergonzarte de ser de tu país. Y repito que eres libre de hacer lo que quieras, pero ten claro antes a quien va dirigida tu vergüenza. Sobre el genocidio o no genocidio americano, más de lo mismo. Yo no estuve allí, ni tu. En todo caso avergoncémonos de lo que hicieron algunos en nombre de España, no de España. Pero está de moda declararse “poco español”. Queda chulo. Queda guay. Los demás seguiremos pareciendo fachas por sentirnos españoles. Eso si: en el cine queda muy guapos los héroes americanos con sus banderas. Si aquí tuviéramos un Capitán España no sería un súper héroe, sino un súper facha. Y es que el mayor genocidio lo estamos cometiendo nosotros. Españoles contra España. Somos tontos.