sábado, 31 de octubre de 2015

DEL SACRAMENTO AL SACRAMIENTO


España, país de tontos. El último ejemplo lo ha dado el Ayuntamiento del Rincón de la Victoria en Málaga, que va a empezar a celebrar “Comuniones Civiles”. Sí, como lo oyen. Un acto propio y único de la iglesia, de la cual no soy defensor, que conste. Pero sí, un sacramento eclesiástico sacado a la calle a beneficio del consumidor. Dice la madre de la chica que “comulgará civilmente” que lo hace por coherencia, porque ellos ni van a misa, ni la niña va a catequesis ni ná de ná. Pues entonces,  señora, lo más coherente es que en vez de que su niña haga la “comunión” le explique a su hija que eso son cosas de la iglesia, en las cuales su familia no cree, cosa por cierto muy respetable. Y que se queda sin comunión, aunque sus amigas la tengan, porque eso no va con ellos. Eso es coherencia. Lo demás es hacer el tonto y el ridículo. Lo próximo quizás sean “Bautizos Civiles” o “Semana Santa Civil”. Oye, porque nosotros no creemos en eso, pero como nos gusta una fiestecita, quitamos a los apóstoles de la Santa Cena y ponemos una despedida de soltero encima del paso, con su piquislabis y sus copitas. De querer ser moderno y progre en extremo se pasa al ridículo más espantoso en cuestión de segundos. El matrimonio es una cosa, porque uno puede casarse por cientos de ritos, pero la Comunión y el Bautizo solo son posibles dentro de la Iglesia. Y si no te gusta, no se hacen, como hace mucha gente. No hay más. Lo demás es hacer el tonto por partida doble: por lo religioso y por lo civil.

3 comentarios:

Manuel dijo...

El bautizo creo que ya lo "inventaron" antes, el caso es hacer caja por un lado, y darse un festín por otro.

Guzman.com dijo...

De acuerdo en todo, Yuyu. Parece un chiste de Gila. Pero creó que la primera comunión no es ningún sacramento, es importante, pero no un sacramento.

salva dijo...

por mi cada uno puede hacer lo que le plazca siempre que no atente a los demas