domingo, 25 de octubre de 2015

CAMBIO DE HORA

Pues sí. Este domingo volverá a suceder una de las cosas de las que jamás lograré entender su utilidad. Me refiero al cambio de hora. No le veo yo utilidad alguna. Dicen que es para ahorrar energía, pero si ahora oscurece antes… la gente enciende antes las luces ¿no?. Este cambio desde luego me gusta más que el de verano, ya que por lo menos se duerme una hora más. Mi ilusión es trabajar una hora solo este domingo del año, pero en verano. Entras a las dos y ya son la tres. Ea, a tu casa. Yo creo que si de ahorrar energía se trata, lo que tendría que hacer el gobierno es quitar directamente cinco horas del día. Concretamente las que va de las siete a las doce de la mañana. Si todos los españoles nos levantáramos a las doce… se ahorraría tela de energía. ¿Quién pone una lavadora de madrugada?. El partido que proponga eso, desde luego, tiene mi voto asegurado. Ya puestos a adelantar, adelantemos días en vez de horas y que la nóminas de cobren el 25 o el 26 en vez del 31. También en caso de políticos inútiles podríamos adelantar años completos del tirón, para acabar con las legislaturas que nada aportan. Y es que esto de los cambios horarios no le gusta a casi nadie. Este domingo, por ejemplo, la hora se atrasa, no se adelanta. Con la ilusión que tenía Fernando Alonso de adelantar algo, aunque fuera la hora. ¿No sería mejor tener un horario con más sentido y dejar que la naturaleza obre?. Pues sí, pero es que a los encargados de eso no le se le adelantan las neuronas. Les atrasan